18 Jun 2020 | 0 Comentarios

Breve manual para los trends-adictos del diseño web

ofrezco diseño web barato para empresas

SOBRE EL AUTOR

Andrés Cardenete trabaja como diseñador web para diferentes empresas, autónomos e influencers. Además, es especialista en SEO Copywriting y comunicación pública y corporativa. Más sobre Andrés Cardenete…

Resumen A menudo nos volvemos locos intentando que nuestras webs o las de nuestros clientes estén a la última en cuanto a tendencias de diseño web. Sin embargo, esa obsesión nos puede conducir a problemas indeseados como poner en riesgo la usabilidad de nuestra web o a servir un producto estandarizado que no nos diferencia del resto de empresas que también se han subido al carro de las nuevas tendencias. Antes de innovar, pregúntate si es necesario. Hay modas tan fugaces…

Si te gusta la imagen y el diseño, tal vez dediques tiempo de tu vida a navegar por las webs y los blogs que recogen todo lo que tiene que ver con las últimas tendencias en diseño web. Es posible, a todos nos ha pasado, que quieras todo lo que ves y te gusta para tu página web. ¡Cuidado! Frena un poco.

Lo que sientes es normal. A todos nos ha pasado. En el diseño web el “culo veo, culo quiero” está a la orden del día. Sin embargo, a estas alturas nadie nos va a engañar. Estamos acostumbrado a ver cómo las tendencias de diseño van y vienen. A menudo, lo que hoy se lleva ya no se usa la semana próxima. ¿Alguna vez has pensado en lo que estas tendencias pasajeras le hacen a tu sitio web cuando lo dejas ‘abandonado’ demasiado tiempo?

El diseñador web debe comprender esto y afrontarlo de diferentes formas. Puedes alcanzar la épica (casi utópica) del diseño web e ignorar por completo las tendencias de diseño populares (¡eres mi héroe!); puedes adoptarlas, pero quitarlas de en medio cuando se vuelvan obsoletas, o puedes hacerlas tuyas y darles tu toque personal.

Pero jamás olvides que más allá de la belleza o el vanguardismo, la principal finalidad de la tu página web o la web que diseñas es que sea cómoda para el usuario. Y esa debería ser la línea que nunca has de sobrepasar. Aunque te encante esa nueva tipografía que se lleva ahora.

Forbes publicó hace poco un artículo sobre la saturación del lenguaje y destacaba este problema:

Los consumidores no siempre entienden los tecnicismos de las empresas o las descripciones de los productos que estas han creado para ellos. Lo copywriters (redactores creativos) de estas empresas intentan traducir la jerga para hacerla más asimilable. Por eso se refieren a “dispositivos conectados a Internet con capacidades asistenciales” para referirse a “smartphones”, “smart watches” y “smart speakers”.

Algunas de estas palabras de moda se propagan como un virus y de buenas a primeras es imposible encontrar una marca o un sitio web que no las use. Cuando eso sucede, las palabras, y el producto o servicio asociado, dejan de tener sentido en la mente de los consumidores porque todos dicen lo mismo. Todas las marcas se unen a la tendencia y no hay factor de diferenciación. Todos parecen lo mismo.

Pues bien, sucede igual con las tendencias de diseño web si se vuelven demasiado populares. La conclusión es que deberías preguntarte más a menudo si esa nueva tendencia que vas a implementar mejorará en algo la experiencia de los usuarios que llegan a tu web. Mientras la usabilidad del sitio web sea correcta y este muestre la verdadera identidad y personalidad de tu empresa o la empresa para la que trabajas, , tal vez deberías dejar de mirar durante un tiempo esos blogs de tendencias.

¿Qué opinas? ¿Deberíamos siempre subirnos al carro del diseño para no quedarnos atrás?

Fotografía por cortesía de Jon Tyson.

}9 mins. de lectura

 Comparte en Twitter o Linkedin

ofrezco diseño web barato para empresas

SOBRE EL AUTOR

Andrés Cardenete trabaja como diseñador web para diferentes empresas, autónomos e influencers. Además, es especialista en SEO Copywriting y comunicación pública y corporativa. Más sobre Andrés Cardenete…

18 Jun 2020 | 0 Comentarios

Breve manual para los trends-adictos del diseño web

} 9 mins. de lectura

  Comparte en Twitter o Linkedin

Resumen A menudo nos volvemos locos intentando que nuestras webs o las de nuestros clientes estén a la última en cuanto a tendencias de diseño web. Sin embargo, esa obsesión nos puede conducir a problemas indeseados como poner en riesgo la usabilidad de nuestra web o a servir un producto estandarizado que no nos diferencia del resto de empresas que también se han subido al carro de las nuevas tendencias. Antes de innovar, pregúntate si es necesario. Hay modas tan fugaces…

Si te gusta la imagen y el diseño, tal vez dediques tiempo de tu vida a navegar por las webs y los blogs que recogen todo lo que tiene que ver con las últimas tendencias en diseño web. Es posible, a todos nos ha pasado, que quieras todo lo que ves y te gusta para tu página web. ¡Cuidado! Frena un poco.

Lo que sientes es normal. A todos nos ha pasado. En el diseño web el “culo veo, culo quiero” está a la orden del día. Sin embargo, a estas alturas nadie nos va a engañar. Estamos acostumbrado a ver cómo las tendencias de diseño van y vienen. A menudo, lo que hoy se lleva ya no se usa la semana próxima. ¿Alguna vez has pensado en lo que estas tendencias pasajeras le hacen a tu sitio web cuando lo dejas ‘abandonado’ demasiado tiempo?

El diseñador web debe comprender esto y afrontarlo de diferentes formas. Puedes alcanzar la épica (casi utópica) del diseño web e ignorar por completo las tendencias de diseño populares (¡eres mi héroe!); puedes adoptarlas, pero quitarlas de en medio cuando se vuelvan obsoletas, o puedes hacerlas tuyas y darles tu toque personal.

Pero jamás olvides que más allá de la belleza o el vanguardismo, la principal finalidad de la tu página web o la web que diseñas es que sea cómoda para el usuario. Y esa debería ser la línea que nunca has de sobrepasar. Aunque te encante esa nueva tipografía que se lleva ahora.

Forbes publicó hace poco un artículo sobre la saturación del lenguaje y destacaba este problema:

Los consumidores no siempre entienden los tecnicismos de las empresas o las descripciones de los productos que estas han creado para ellos. Lo copywriters (redactores creativos) de estas empresas intentan traducir la jerga para hacerla más asimilable. Por eso se refieren a “dispositivos conectados a Internet con capacidades asistenciales” para referirse a “smartphones”, “smart watches” y “smart speakers”.

Algunas de estas palabras de moda se propagan como un virus y de buenas a primeras es imposible encontrar una marca o un sitio web que no las use. Cuando eso sucede, las palabras, y el producto o servicio asociado, dejan de tener sentido en la mente de los consumidores porque todos dicen lo mismo. Todas las marcas se unen a la tendencia y no hay factor de diferenciación. Todos parecen lo mismo.

Pues bien, sucede igual con las tendencias de diseño web si se vuelven demasiado populares. La conclusión es que deberías preguntarte más a menudo si esa nueva tendencia que vas a implementar mejorará en algo la experiencia de los usuarios que llegan a tu web. Mientras la usabilidad del sitio web sea correcta y este muestre la verdadera identidad y personalidad de tu empresa o la empresa para la que trabajas, , tal vez deberías dejar de mirar durante un tiempo esos blogs de tendencias.

¿Qué opinas? ¿Deberíamos siempre subirnos al carro del diseño para no quedarnos atrás?

Fotografía por cortesía de Jon Tyson.