[wtr-time]

Princesas y caballeros, Ibizeversa

por | May 4, 2016

Érase aquel país del monigote,
del ídolo nacido de la nada;
del Brugal que se paga con mamada
por afición patria a irse de gañote.

Caballeros sin más sobre el cogote,
tronistas del reino de ‘Ibizeversa’.
Mujeres que sueñan con ser princesa
publicando en sus muros el escote.

Se lleva parecer inteligente
y que los libros ardan en la hoguera
que caldea los fríos de la mente.

Vivir, sisar al necio su ceguera,
buscar entre las nubes un consuelo
con los ojos perdidos por el suelo.

Si te gustó, dale un poco de cariño:

Andrés Cardenete

Periodista en PACMA  Licenciado en periodismo. La mayor parte de mi carrera la desempeñé en medios. Ahora trabajo en un departamento de comunicación mientras echo de menos la trinchera. Si buscas un columnista te invito a ponerte en contacto conmigo.

Sígueme:

Artículos relacionados:

2048. Un relato de terror.

2048. Un relato de terror.

2048por Andrés Cardenete31/10/2020LinaresCovid-19. Le pusimos nombre de leche. Y no la vimos llegar. Dejamos de leer a Dickens y llegó el peor de los tiempos. Malos años para la honradez, los mejores para los malvados. Lo advirtió el ladrillo que explotó en las...

Un crimen y otros milagros navideños

Sería la última vez que los seis comensales disfrutasen de su tradicional encuentro navideño. Por obra de un macabro plan, el anfitrión y la anfitriona, la hija, la socia y su marido, y el cocinero -al que sólo se le permitía sentarse a la mesa el 25 de diciembre- no volverían a verse jamás.

La cita anual transcurrió con normalidad hasta la digestión. Como acostumbraban desde hacía diez años, cada uno de los comensales había llevado alguna vianda; una vez las hubieron degustado, se habían sentado alrededor de la chimenea y conversaban animadamente.

Otro cuento de Navidad

La Navidad agriaba su carácter. Las emociones que propiciaban tal circunstancia eran tan antiguas como la consciencia que tenía de sí mismo. Aunque los motivos eran evidentes para los que conocían su biografía, él no entendía cómo los demás no compartían su desprecio por los abetos coronados por estrellas o los muestrarios de belenes. La Navidad lo encerraba en su coraza y le convertía en una persona silenciosa.  Su pareja había aprendido a comprenderlo con los años. A volverse también silenciosa en Navidad. Tal sacrificio la llevó a cantar villancicos lejos de él.