Parapetados

por | Jul 29, 2014 | Columnas

Al principio sólo hubo Dios. Solo y aburrido. Condenado a vivir en el vacío, que es como estar muerto. Tuvo que pensar que esa no era vida para un Dios, y creó la Naturaleza. Como Dios, por el simple hecho de existir, ya había contentado a los creacionistas, la Naturaleza hizo que del mar y de los ríos brotaran los animales y las plantas para que no se enfadasen los evolucionistas. Aquello estaba bien, pues Dios ya podía entretenerse al contemplar como la Naturaleza regaba las plantas y alimentaba a los bichos. Aquello era estupendo.

De entre todos los bichos que poblaban la Naturaleza, había un ‘bicho raro’. Los machos nunca se peleaban entre ellos porque eran simples y sólo pensaban en follar. Las hembras, por su parte, eran tan complejas que siempre se estaban peleando entre ellas. En realidad, todos estaban pensando únicamente en follar. Un desbarajuste, vamos.

Hubo un día en el que los miembros de esta especie -a la que llamaremos por ejemplo ‘humana’- olvidaron que habían nacido por la inercia de la Naturaleza y empezaron a creer que habían sido fabricados por el mismísimo Dios. A la Naturaleza le pareció un agravio y fundó las inclemencias meteorológicas. El paraíso se acabó y surgió la guerra. Los humanos eliminaron bosques y playas para construir ciudades, lanzaron gases para mudar el azul del cielo a gris, usaron máquinas para perforar la tierra y aviones para desafiar las propias leyes de la Naturaleza. Ella escupió tsunamis para inundar hoteles, terremotos para crujir en dos las ciudades, virus que se transportaban en sus aviones y tormentas para derribarlos. Sin embargo, el mayor éxito de la Naturaleza fue engañar a los humanos para que creyeran que todo lo que ocurría era culpa de Dios. Y así, los humanos se convirtieron en el diablo.

Como quiera que el diablo se sentía más desprotegido cuánto más en contacto estaba con la Naturaleza, perfeccionó sus defensas creando ‘el hogar’. Allí, disfrutaba de placeres inútiles pero que ayudaban a estar más lejos que nunca de la peligrosa Naturaleza. De esta manera, el diablo, sin darse cuenta y sumido en el lujo, se ha ido condenando a pasar la mayor parte de su tiempo parapetado entre las cuatro paredes que llama ‘hogar’. Huyendo de Dios y de la Naturaleza. Ahora tiene frigoríficos para comer sin tener que cazar, camas para dormir sin tener que trashumar, televisores para ver sin mirar, redes sociales en las que compartir sin experimentar y hasta blogs en los que escribir la primera gilipollez que se les ocurra.

En negro sobre blanco

 

Hola, me llamo Andrés Cardenete, soy periodista y profesor de Literatura. En este blog encontrarás una recopilación de mis artículos de opinión y de una suerte de piezas periodísticas basadas en lo que me transmiten fotografías que he bautizado como «cuentografías» porque me hacía gracia. Mi trayectoria profesional me ha llevó de los medios, al mundo de la comunicación y, finalmente, a la docencia pero siempre me apasionó el columnismo. En esta web mato el gusanillo con noticias de información periodística sobre temas que me interesan y con artículos opinativos.

Intento con más o menos fortuna hacer un trabajo de calidad, no basado en la objetividad, pues no hay género más ajeno a ella que este, si no en base a los criterios de periodismo literario. Te invito tanto a que apoyes esta labor compartiendo en redes y a que dejes tus comentarios sobre lo que acabas de leer.

Gracias por venir. Pasen y lean.